miércoles, 26 de enero de 2011

Lola Ford T93 (1993)

“¡Ladies and gentlemen, start your engines!!!!”. Si les gusta un poco el automovilismo saben de que se trata. Son las palabras que dan inicio a las míticas 500 millas de Indianapolis, válidas por el Campeonato Estadounidense de IndyCar.
Vamos a recorrer el campeonato de 1993, junto al campeón de dicho año, el ingles Nigel Mansell y su Lola Ford T93.
 
Mansell nació en Worcestershire, Inglaterra el 8 de agosto de 1953, e hizo sus primeras carreras en kart y en monoplazas de la formula Ford. En 1980, el equipo Lotus de fórmula uno lo fichó para una temporada muy dura, donde no llego a puntuar y salió con quemaduras en su espalda en el debut en la máxima categoría.
 
 En 1981 obtiene sus primeros puntos en el Gran Premio de Bélgica. Sin embargo la muerte del constructor Collin Champan, pareciera que lo maldice y jamás llega a ganar con la escuadra Lotus.

En 1985 pasa a la escudería Williams, que con los motores Honda le dan la posibilidad de conseguir su primera victoria en el Gran Premio de Europa, en lo que era su presentación número 72.
En 1986 obtiene 5 victorias y se le escurre el campeonato a manos de Prost, cuando en la última carrera, yendo a más de 300 km/h, el reventón del neumático trasero hizo añicos la ilusión del campeonato.

En 1987 se alza con el primer puesto en 6 ocasiones, sin embargo a falta de regularidad, el campeón es su archirival y compañero de equipo, el brasilero Nelson Piquet.
En 1988 Williams pierde los motores Honda y eso se ve en que el británico, no obtiene ninguna victoria.
Para 1989 y 1990 fichó para Ferrari donde vuelve a la victoria en 3 oportunidades, pero la lucha interna con su compañero, el francés Alain Prost, fuera de las pistas, lo desgastan al punto de barajar la posibilidad de retirarse del automovilismo.

En 1991 vuelve a Williams, que contaba con los veloces motores Renault pero que eran poco fiables. Es por eso que a pesar de ganar en 5 oportunidades es subcampeón, detrás del brasilero Ayrton Senna.
En 1992 llega la gloria completa. Con 9 victorias se alza con el ansiado trofeo de Campeón de la Formula Uno.

En 1993 la sorpresa: deja la Formula Uno!!!! El campeón se entera que Williams estaba en tratativas con Prost y el inglés no quería volver a vivir la experiencia de Ferrari. Es por eso que se va a EEUU a disputar el campeonato de IndyCar. Y no le pudo ir mejor. En su debut marca la pole y victoria, tercero en las 500 millas de Indianápolis y campeón al final del año con 5 victorias en total a bordo de su Lola Ford T93.

Nos acompaña en esta ocasión, la réplica del fascículo 24 de “100 Años de Sport Automóvil” de la editorial Altaya, edición Argentina.

Gracias y hasta la próxima semana!!!!!!

miércoles, 19 de enero de 2011

Mach 5 (1967)


“Velocidad, suspenso, peligro en las aventuras de Meteoro. Recorra el mundo con Meteoro y su fabuloso Mach 5” ¿Recuerdan esas palabras? Si han nacido en los principios de la década del 70 o antes y les gustan los autos, saben de que les hablo. ¿O acaso van a negar que alguna vez soñaron con tener el Mach 5? Solo bastaba agarrar el auto que a uno le gustaba y pintarle el 5 en la puerta para convertirlo en el auto de Meteoro. Sin dudas, el Mach 5, es el culpable de mi pasión por los autos.

Veamos como surgió. Meteoro es el nombre en español de la serie japonesa de los años 1967 y 1968 titulada Mach Go Go Go (マッハGoGoGo), cuya versión en inglés se llamaba Speed Racer. Estaba basada en el anime de Tatsuo Yoshida (1932-1977) y se hicieron 52 capítulos iniciales, con posteriores versiones.

La historia se centraba en Meteoro (Gō Mifune) que era el piloto y héroe de toda la serie. Su padre era el Sr Racer o Pops que a su vez era el constructor del auto y obviamente estaba mamá Racer. Su hermano era Rex, conocido como “El Enmascarado” que había huido de la casa, luego de correr sin la autorización del padre y dañando el automóvil. También estaba Bujía, amigo de Meteoro y único mecánico, Trixie que era la novia del protagonista y Chispita que era el hermano menor de Meteoro que junto con su mascota, el chimpancé Chito, eran los encargados de hacer los líos de cada capítulo…

Pero en realidad, la verdadera estrella para mí, era el Mach 5. La “M” que llevaba en el capot, no era por Mach o Meteoro, era un homenaje a la familia Mifune de parte del creador del dibujo. Y algunos dicen que el 5, se debe a que su fonética en japonés es parecida a “Go”, que significa “vamos" en inglés. Rebuscado para mi gusto….

El Mach 5 era una pieza de la tecnología, más allá de sus 5000 HP. Lo mejor estaba en su volante, que contaba con 7 botones que servían para distintas eventualidades:

Botón A: Era un sistema que servía para elevar el auto, tanto en el taller, como para dar largos saltos en la competencia. Lo más característico era el sonido….

Botón B: Era una cobertura para sus neumáticos que los transformaba muy útiles para cualquier terreno.

Botón C: Salían un par de potentes sierras, muy útiles para limpiar el terreno.

Botón D: Cerraba la cúpula, haciéndola blindada.

Botón E: Cambiaba las luces delanteras para una visión nocturna. Algo así como visión infrarrojo. En algunos capítulos, con este botón surgían unas alas para que los saltos sean más largos.

Botón F: Cuando tenía la cúpula cerrada y el auto se sumergía, con este botón se proporcionaba oxígeno y un periscopio.

Botón G: Salía un pájaro robot con cámara, que veía desde el auto.

Meteoro tuvo varios enemigos como por ejemplo el “Príncipe Kabala”, que con el correr del tiempo se convirtió en un aliado; los Assassin” un temible grupo de asesinos; el “GRX”, el automóvil más veloz del mundo, que todos se desmayaban al conducirlo por su velocidad, incluido Meteoro; el “Capitán Terror” líder del “Equipo Acrobático” cuyo principal integrante era “Snake Oiler”. Y también estaba el “Black Tiger”

Les dejo fotos del Mach 5, del Shooting Star de Rex y del auto de Snake Oiler, todos de la línea Speed Racer de la firma Jada.

También les dejo la letra de la canción, para aquellos que extrañan esos años felices:

Viene ya, viene Meteoro
Con su coche veloz
Una flecha sobre ruedas un fabuloso corredor
monta su bólido y arranca ya el motor
Es un magnifico piloto-luchador
El Mach 5 ruge igual que un león, al acelerar
Se lanza como un rayo, será un vencedor
Meteoro, Meteoro, es un triunfador
Ya está preparado para responder
pisando a fondo como si jamás fuese a volver

De la aventura y de la acción
Meteoro, meteoro, es un triunfador.

Saludos y hasta la próxima entrada.

PD: dedicado al blog GONZASPIDER

miércoles, 12 de enero de 2011

Chevrolet Malibu SS (1965)

Bienvenidos una vez más, al apasionante mundo de los autos a escala. Pero esta vez vamos a ver un tamaño distinto al tradicional, hoy les muestro el Chevrolet Malibu 1965 en escala 1:24.

En particular, me gustan los autos tal cual salen de fábrica, pero en el mundo de las miniaturas, todos los modelos me atraen. En este caso, el ejemplar no es de carrera, ni de calle, sino que está un poco reformado al estilo Street Racing con una mezcla de “Lowrider”. Pero, ¿Que es el Lowrider y como surge? Veamos un poco.

Básicamente, esta forma de decorar los autos se la adjudican los inmigrantes mexicanos en EE.UU. que debido a la pobre situación económica que atravesaban, no podían darse el lujo de comprar automóviles relativamente nuevos, por lo que debían recurrir a los autos americanos dejados por la clase media.

Estos autos eran básicamente modelos ´40 y ’50 y por lo general eran Chevrolet, debido a que eran los más económicos. Y como sucede en estos casos, al no poder subir de categoría, se dedicaban a decorarlos a gusto del dueño. Claro que como todos tenían los mismos autos, para sobresalir, había que ser muy ingenioso en la decoración.
Una de las formas de hacerlo, era bajar el auto. En un principio, por la falta de recursos, simplemente se utilizaban sacos de arena, pero una resolución de tránsito, prohibió que los automóviles circulen más bajo de lo estipulado. Lo único que quedaba era que una vez estacionado el vehículo baje su altura y que suba para circular sin problemas. Al parecer a los fines de los ´70, un chicano encontró la solución utilizando un sistema de amortiguación de un avión….

A medida que los inmigrantes mejoraban económicamente, muchos de ellos decidían seguir con los mismos autos para diferenciarse de los americanos, por lo que la decoración se tornó más ostentosa. Las suspensiones convencionales fueron reemplazadas por hidráulicas, lo que permite, a través de un comando, regular la altura del automóvil y también hacerlo saltar, como se ve en el video.

El automóvil, debido a lo complejo de la suspensión y al hecho de que su dueño lo usa para lucirse, se conduce de manera lenta, creando el estilo “arte boulevard”.

La pintura se caracteriza por sus colores brillantes y en varias tonalidades. Las llantas originales son cambiadas por doradas o plateadas radiantes muy llamativas, de esas que giran a pesar de estar el vehículo detenido. Los interiores también son motivo de decoración siendo todo muy cargado.

La música es un factor importante, donde las letras son de rebeldía y de protesta por parte de los chicanos, por lo cual han surgido distintas bandas características de este movimiento como pueden ser: Cypress hill, Dr Dree o Snoop Dogg.

Y por último, pero no menos importante, un párrafo aparte para las mujeres que acompañan a los autos. Tan llamativas como los autos, con sus ropas ajustadas, y tan bravas como cualquier chicano.

Les dejó fotos de la réplica correspondiente a la línea ProRodz de la firma Maisto, del año 2008
Espero que les haya gustado. Hasta la próxima semana.

Saludos!!!!

jueves, 6 de enero de 2011

Subaru Impreza WRC (2003)

Primer viaje del 2011, y lo hacemos hasta las tierras de los Maories, para la edición número 33 del Rally de Nueva Zelanda, cuarta fecha por el campeonato mundial 2003. En esta ocasión subiremos al equipo Subaru, con sus modelos Impreza WRC 2003 y sus dos pilotos: el noruego Petter Solberg y el Finlandés Tommi Mäkinen.

El campeonato se venía desarrollando con una hegemonía de las casas francesas al tope de cada rally. Montecarlo para Citröen, Suecia para Peugueot, Turquía para Citröen y en Nueva Zelanda el ganador iba a seguir siendo galo: Peugueot, con su 206 WRC, piloteado por el campeón Marcus Grönholm.
 
Primero veamos el auto. El Impreza se presenta en 1992 y se ofrecía en versión sedán 4 puertas o familiar de 5 puertas y en 1995 se presentó la coupé. Básicamente se podía optar por motorizaciones que iban desde atmosféricas de 1.6, 1.8, 2.0, 2.2 y 2.5 litros de cilindrada hasta el Impreza WRX que incorporaba un 2.0 litros con turbo. Todos eran motores de 4 cilindros. Esta generación duró 9 años.

El Impreza de segunda generación, se lanzó en el año 2001, manteniendo las motorizaciones, pero haciendo distintos cambios estilísticos. Donde más se notaban los cambios era en la versión WRX que fue llevado hasta unos 300 hp de potencia.

Para el 2003, Subaru no contaba con las mejores armas mecánicas y sus pilotos estaban en distintas situaciones. Mäkinen, cuádruple campeón del mundo, estaba a punto de retirarse y Solberg recién se había podido completar la temporada completa en el 2001. Se lo vislumbraba como una gran piloto, pero nunca podía cristalizar esa promesa.

Después de las primeras tres fechas el panorama no era alentador: Mäkinen 9 puntos y Solberg 3, mientras que el puntero era el británico Richard Burns con 18 unidades…. Pero esta carrera iba a ser un punto de inflexión para Solberg, ya que lograba el tercer puesto y a partir de ahí, se centraba en la lucha por el campeonato y a fuerza de triunfos en Chipre, Australia, Córcega y Gales, le arrebata el título por un punto al francés Sebastián Loeb.

Les dejo fotos del rally y las réplicas correspondientes a los números 15 y 40 de “Rally Collection”, editorial Altaya, edición Argentina.

Saludos y hasta el próximo encuentro.

PD: Gracias a Máximo por la cámara y a Vic por las fotos!!!!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad