sábado, 28 de julio de 2012

Graham Paige Roadster (1939)


He visto en la web, numeroso blogs de coleccionistas que a los pocos meses caen en el abandono. Y la verdad es que es una lástima, porque así se pierde la oportunidad de conocer modelos, colecciones y hasta compañeros del hobby. Y me imagino que debe suceder, como todo entretenimiento, el momento en el cual se hace más difícil seguir con esta aventura. Al principio, todo es fabuloso, uno tiene sus mejores modelos para exponer y orgulloso saca sus fotos y las publicas con el mayor esmero. Voy a tratar de hacer eso con este Graham Paige Roadster de 1939.

Cuando uno ya toma ritmo con el blog, se presenta la dificultad de elegir el modelo indicado. Y cuando sentimos que los modelos que nos quedan publicar no están a la altura de nuestra exquisita publicación, salimos a buscar una nueva pieza. Obviamente, como todo coleccionista, al principio, todo lo que uno compra es lindo y barato, pero después de haber comprado toda la “clase baja” de modelos, debemos recurrir a piezas más difíciles de obtener y comprar. Mi consejo, para aquellos que tienen una publicación en internet, es que no la abandonen, ya que ella, desde su más bajo silencio, es un pequeño motor para el hobby.

Mi otro motivo para continuar con esto, es el hecho de compartir lo que uno tiene. Se que a veces, uno tiene las obligaciones cotidianas, que nos quitan el tiempo necesario para continuar, pero siempre trato de hacer un lugar para darle una razón de existencia a esa “cantidad inusitada de autitos que te vendería por un peso” según la definición de mi hermana. Poder compartir la colección con cualquiera que pase por aquí, hace que den ganas de seguir publicando, y así dan ganas de seguir comprando y así se hace un hermoso circulo viciosos del cual no tenga ninguna intención de escapar.

Pero ahora pasemos a lo importante, a la historia de Graham Paige. Esta compañía nació de la mano de los hermanos Joseph, Robert y Ray Graham. La fortuna de estos hermanos norteamericanos la consiguieron en un principio con la fabricación de vidrio, pero luego de vender la fábrica incursionaron en la modificación de autos Ford T, pero principalmente en los camiones Ford, bajo el nombre de Graham Brothers. Llegado 1927, deciden incursionar específicamente en los automóviles, adquiriendo la Paige Detroit Motor Company y vendiendo la Graham Brothers a Chrysler.

Ya creada ese mismo año la Graham Paige Motors Corporation, se continuó con la producción existente, pero rápidamente se presentaron los primeros modelos de la marca en el Salón de Nueva York de 1928. Se trataba del 610 con motor de 6 cilindros, 4.5 litros y 52 CV. El otro modelo era el 614 con un motor de más de 5 litros y 71 CV. Los siguientes modelos fueron los 619 y 629, mientras que el primer 8 cilindros fue el 835 con un motor 8 litros y 120 CV.

Con respecto a la nomeclatura, la misma tenía que ver con a la cantidad de cilindros y el largo del chasis. Por ejemplo: el 610, tenía un motor de 6 cilindros y una distancia entre ejes de 110 pulgadas, el 614, motor de 6 cilindros y un entre eje de 114 pulgadas. Así podemos deducir que el 629, llevaba el motor 6 cilindros en un chasis de 129 pulgadas entre cada eje. Y el 835, 8 cilindros con 135 pulgadas de distancia entre cada centro de las ruedas. Fácil y efectivo.

En 1928, el primer año entero de la fábrica, se establece el récord de ventas para una nueva marca en su primer año. La expansión que se produce es magnífica, llegando a adquirir un aserradero, para proveerse de sus propias maderas. También se instala un departamento de exportación y de transporte marítimo, con la intención de llegar a todos los mercados. Por ejemplo, en la Argentina, se establece una representación oficial a cargo de “Víctor Irureta”, en la calle Otamendi del barrio de Caballito. Acá nomás...

Con respecto a este modelo, fue diseñado por Amos Northop y finalizado por William Nealey: El auto, bautizado como The Spirit of Motion (El espíritu del movimiento), tiene reminiscencias al Art Deco con una trompa lanzada, que le valió el sobrenombre de “Sharknose” (Trompa de tiburón). Tenía un frontal cargado de cromadas y sus faros cuadrados eran una novedad en ese entonces. Fue presentado como cuatro puertas, pero hubo prototipos convertibles para las exposiciones de autos. El motor era un 6 cilindros que en esta versión tenía un supercargador con el cual entregaba 120 CV.

Para que disfruten, les dejo un video y las fotos del modelo correspondiente al fascículo 13 de la colección “Los Más Bellos Coches de Época” editorial Altaya, edición Argentina. Como nota de color, algunos sostienen que este fue el primer Batimóvil. Puede ser, como también puede haber sido un Cord 812. La imaginación de cada uno dará su veredicto.

Saludos y buena semana!!!!!!

sábado, 21 de julio de 2012

Cadillac Seville (1978)


Me imagino que a todos les ha pasado ese momento, donde ya no saben donde poner el último modelo adquirido. ¿O me dicen que esa improvisación es solo mía? He pensado en retirar la televisión, pero me he dado cuenta que ya lo había hecho. El tema de sacar los libros la verdad es que me cuesta mucho, los libros son para mí muy importantes, así que también está descartada esa opción. La repisa destinada para los autos, que obviamente fue ampliada en reiteradas ocasiones, ya no soporta ninguna reforma y el último espacio está completo. Así es, que tengo que hacerle un espacio al recién llegado Cadillac Seville de 1978. Pasando para el fondo que hay lugar....

De acuerdo, lo admito, este lugar no es el más ordenado de la casa. La ventana está tapada por libros y revistas, todas de automóviles, que hacen inservible el hecho de levantar la persiana para que entre luz. En todos los estantes, llenos de libros, hay algo extra. Y como si fuese poco, todavía quedan en estado de abandono, los aviones de la época de aeromodelista. La repisa donde están los autos, parece un estacionamiento del microcentro en hora pico, que hace imposible apreciar cualquier modelo. Lo coherente sería parar un poco la pelota y ordenar esto. Olvídense, prefiero seguir comprando, acabo de encontrar lugar arriba del monitor de la pc.

Solucionado el tema del espacio, paso a contarles de este modelito. En su momento vimos al Cadillac Eldorado de 1959 y decíamos que existía una versión hard top llamada Coupé Seville. Este nombre se utilizó hasta 1960, aunque el modelo Eldorado siguió en producción hasta 1976. Pensando en el reemplazo del “top of the line”, la gente de GM hecho mano a varios componentes de Chevrolet para abaratar costos. La idea era que los nuevos autos sean más bajos y anchos, pensando en una nueva imagen para la marca, que trataba de dejar atrás los “muscle cars”, debido a la crisis del petróleo del ’73.

Así es, que en 1975 es presentada la primera generación del Cadillac Seville, lista para competir con los compactos europeos. Los primeros 2000 autos fueron todos de color gris, con la intención de mantener la más alta calidad en todos los modelos. Su precio superior a los U$S12.000 lo convertían en prácticamente el más caro de la marca. Y la apuesta dio sus frutos ya que para el año siguiente, la venta de los autos europeos había mermado frente a este nuevo auto americano.

El motor seguía siendo gigante a pesar de los altos consumos, ya que se continuaba utilizando un V8 de 5.7 litros. Sin embargo, el final de esta generación se lo marcó el hecho de entrar en el mercado, un motor de la misma cilindrada pero diesel. La caída de las ventas fue muy importante, por lo que se puso en marcha la segunda generación de 1980, con más opciones de motores, dejando el motor diesel en un segundo plano.

Estos Cadillacs, fueron los primeros en tener un tamaño más pequeño para lo que es el  mercado americano. Un tamaño, que para nosotros sigue siendo descomunal, pero para el estadounidense medio de la década del setenta, era una reducción importante, en esto de ver quien tiene el auto más grande. Por suerte para Cadillac, fue bien recibido por el público, ya que prontamente las ventajas quedaban a la vista, al ser más maniobrable, tener mejor confort y un menor consumo.

Una de las características que hizo famoso a este auto, fue el hecho de ser el primer vehículo americano de serie, en ofrecer lo que se conoce como computadora de a bordo. Un simple botón dejaba ver el consumo promedio, el consumo instantáneo, la velocidad promedio, kilómetros disponibles y una serie de datos que hacían sentir al conductor como si estuviese en el auto del futuro. Ahora que se esto, cada vez que suba a mi Palio, voy a sentir que tengo un Cadillac....

En total hubo cinco generaciones y se fabricó hasta el 2004. Algunos dicen que el nombre se debe a la ciudad española de Sevilla. Tal vez alguien pueda dar alguna información. Para que disfruten les dejo un video y las fotos de este modelo perteneciente a la entrega número 45 de “Car Collection de editorial DelPrado, edición Española, que ya tiene más de una docena de años y la verdad es que me gusta mucho los detalles que tiene.

Saludos y buen fin de semana para todos!!!!!

sábado, 14 de julio de 2012

Porsche 356 B Cabriolet (1961)


Buena parte de nuestro hobbie, consiste en encontrar esa pieza que tanto buscamos. Por lo general, es el modelo de un auto que ha estado en la familia, que nos trae gratos recuerdos de nuestra niñez. O tal vez sea nuestro primer auto, ese con el cual aprendimos a hacer nuestras barbaridades al volante, que hoy nos da vergüenza recordar. Y obviamente, ese modelo, es el que más nos cuesta encontrar. Navegamos durante días en la web para por fin dar con el modelo tan preciado. Lástima que está en Singapur... Todo sería más fácil, si el modelo que buscara, fuese este Porsche 356 B Cabrio de 1961. Sigamos buscando....

Pero hablando en serio, cuando damos con ese modelo tan buscado, por lo general nos topamos con el segundo inconveniente, el precio exorbitante que nos piden. Porque ahí entra en juego el límite que estamos dispuestos a pagar, que con seguridad, es mucho, pero mucho más bajo que el pretendido por el humilde dueño de nuestro anhelo. Digo humilde con sarcasmo, porque no me pueden pedir por un modelo de la colección Mercedes Benz La Leyenda de Altaya, la módica suma de U$S65, cuando uno está dispuesto a pagar hasta U$S20, que sería lo máximo que uno se puede estirar, tratándose de ese modelo que buscamos. Pongo el precio en dólares para globalizar la situación.

Supongo que cada uno tiene sus propios límites, el mío, más allá del bolsillo, es cuando por el mismo precio puedo encontrar un modelo de mejor calidad, o una réplica de un modelo extraño o tanto más bonito que aquel al cual le sumo un sentimiento extra. En todo caso, si me piden una barbaridad, es que ese no es el momento de comprarlo y habrá que esperar el tiempo necesario para encontrarnos con esa miniatura que tanto buscamos. De la espera, también se alimenta el deseo.

Pero ahora, voy a continuar con la historia de la casa de Stuttgart. La última vez habíamos visto al Porsche 356 A Carrera Coupé de 1959. Las diferencias más notorias entre ambos modelos, era que el modelo B, tenía un chasis más alto y más ancho, con nuevos tambores de frenos en aluminio marca Alfin y una palanca de cambios con una caja con nueva sincronización. El mayor peso, le restaba performance frente a su antecesor modelo A, por lo que pronto el motor fue mejorado

Pero también había pequeños cambios estéticos. Los paragolpes se hicieron más grandes y se los ubicaron más arriba, puesto que los Porsche eran demasiado bajos con respecto a los otros vehículos y era común dañar la carrocería. Eso llevo a elevar la posición de los faros delanteros. También se le agregaron rejillas por debajo del paragolpe delantero, para mejorar la ventilación de los nuevos frenos. También este modelo era fácilmente reconocible, por la instalación del “ventilete” para mejorar el aire del interior.

También era visible en su parte trasera a partir del 61, la doble rejilla para la refrigeración del motor, ya que este sufrió mejoras, para hacerlo más apto a la conducción deportiva. El primero tenía 1582 cc y 60 CV que pronto fueron llevados a 75 CV. Después apareció el Super 90, que conservaba la cilindrada pero ya tenía 90 CV y  hubo una versión de 2 litros y 130 CV, equipado con discos de frenos y una performance que hoy en día muchos envidarían. Luego se detuvo el avance de este modelo porque había otro proyecto pronto a ver la luz, el conocido 911.

Les dejo un video con la historia de Porsche en dos minutos y las fotos del modelo que pertenece al fascículo 31 de la “Colección Porsche”, editorial Planeta DeAgostini, edición Argentina. El mismo viene presentado como modelo del año 1959, pero como ya dije, las dos rejillas traseras vienen a partir de 1961. Por lo menos eso dice un libro de Porsche que tengo. Por eso le cambié el año con respecto a lo que dice la colección. El próximo modelo sería el 911, pero será el 912.

Bueno, los dejo hasta la próxima semana. Ahora me voy a tirar un par de ofertas por internet, para ver si consigo algo.

Saludos y buena semana!!!!!!!!

sábado, 7 de julio de 2012

Ford Fairlane (1956)


A pesar de que estamos en épocas de crisis, inflación con una oferta acotada, sumado a que algunos venden un simple coleccionable, como si fuese el último auto en la tierra después que pasó Mad Max, seguimos incrementando nuestro fetichismo. Y eso nos hace coleccionistas. Pero del otro lado también hay un límite, que es el de tener otras actividades para no convertirnos en simples ermitaños con un TOC en potencia. En el medio, podemos ubicarnos felices de poder tener estas miniaturas y compartirlas a través de nuestros blogs. Y si quieren saber donde está parado cada uno, visiten al Gaucho que les dará la respuesta. Eso sí, antes vean este Ford Fairlane de 1956. Que suerte que existe el crédito...

Para hablar de como se llega a este modelo, hay que retrotraerse a la Segunda Guerra Mundial, pero en este caso no a un hecho propio de la contienda. El 26 de mayo de 1943 debido a un cáncer, fallece Edsel Ford, presidente de la compañía e hijo del fundador, obligando a Henry a retomar las riendas de la compañía. Por aquellos años, la producción solo era de material bélico, principalmente bombarderos B-24 Liberator, jeeps, vehículos orugas y motores de aviones. Cuando finaliza el armisticio y vuelve el nieto Henry II que había prestado servicios en la armada estadounidense, la viuda de Edsel, le exige a su suegro que renuncie para que este asuma la presidencia, amenazando con vender las acciones que había heredado.

Así es que el 21 de septiembre de 1945, a la edad d 28 años, Henry Ford II se convierte en el nuevo presidente de la compañía, la cual pasaba un duro proceso, ya que las pérdidas se calculaban en los 10 millones de dólares mensuales. Hasta se hablaba de una nacionalización de la empresa para evitar su cierre. Las primeras medidas que toma es contratar a un grupo conocido como “los chicos mágicos” que provenían de la Fuerza Aérea. Y para acompañar a este grupo contrata como vicepresidente a Ernest Breech, el cual fue rescatado de la competidora GMC. Como verán, Henry II jugaba todo a ganador.

Henry Ford, se había retirado totalmente de la empresa, aunque por obvias razones, mantenía contacto con su nieto, al cual trataba de aconsejar en cada decisión. Hasta que el 7 de abril de 1947, fallece a la edad de 83 años, en su mansión de “Fair Lane”, llamada así, en homenaje a un área del condado de Cork, en Irlanda, de donde provenían sus abuelos. Los primeros modelos en ver la luz se presentan en 1948 y provocan una revolución, al tener por primera vez, el guardabarros a la misma altura del capot. El modelo fue muy bien recibido y para el año siguiente Ford recupera los niveles de producción, dándole por fin ganancias a la compañía.

Para la nueva década surgen distintos modelos, destinados a una clase media, la cual contaba con un poder económico superior al de preguerra. En las calles americanas, uno puede toparse con un Crestline Sunliner o un Meteor Customline. En el 53, podemos ir a bordo de un Crestline convertible o un Crestline Victoria. Aunque lo mejor era en el año 1954, cuando uno podía ver las estrellas a través del techo de plexiglass del Skyliner. Todos estos modelos sirvieron de base para que en 1955 se presenten los nuevos modelos Thunderbird y Fairlane.

El Fairlane sale el primer año con 6 versiones. Podíamos optar por los sedanes de dos o cuatro puertas, había una versión hard top, un convertible y el más exótico con techo transparente. Aclaro que es el que me gustaría tener a escala. La motorización estaba a cargo de dos versiones, una económica de 6 cilindros de 3.7 de cilindrada y un V8 de 4.5 litros que era el elegido por la gran mayoría.

Para el año 1956, no hubo mayores modificaciones exteriores pero si en sus motores, ya que se ofrecían dos nuevas posibilidades de los V8. Se le sumaba un motor de 4.8 litros y uno de más de 5 litros, capaz de entregas 225 HP. Las carrocerías no se modificaron, ya que para el año siguiente se estaba preparando la segunda generación de este modelo. En total se pueden considerar 7 generaciones de este modelo, cuyo nombre se mantuvo hasta 1970, en EE.UU.

En la Argentina se fabricó desde 1969 a 1981, con la carrocería similar a la sexta generación, presentada en 1968. Segunda aclaración: este modelo también me gustaría tenerlo... En su país de origen se lo llamaba Torino, pero para ese entonces en la Argentina, el nombre ya estaba registrado por IKA, así que se decidió lanzarlo con su nombre original Fairlane.

Para que vean les dejo como siempre un video y una recomendación, si le gustan estos tipos de autos, visiten el blog Cuban Classics, donde van a disfrutar de unas hermosas fotos. La réplica que nos acompaña pertenece al fascículo número 6 de la colección “Taxis del Mundo” editorial Altaya, edición Argentina.

Saludos y nos vemos!!!!!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad