jueves, 7 de noviembre de 2013

Bugatti Type 41 Royale Cabriolet Weinberg (1932)

Hoy repetimos un modelo, pero por suerte nada tiene que ver con la otra versión. Es que antes, en los comienzos de la locomoción, los autos no eran producidos en serie, por lo que era difícil encontrar dos modelos iguales. Y si hablamos de autos, prácticamente hechos a pedido, la existencia de dos modelos homónimos era imposible. Veamos entonces este Bugatti Type 41 Royale Cabriolet Weinberg de 1932. Gracias a Ettore y Jean!!!!

La historia dice, que “El Patrón” venía pensando en hacer un gran auto de lujo desde antes de la Primera Guerra Mundial, que interrumpió todo el proyecto, pero que sirvió para desarrollar tecnológicamente los motores franceses, ya que eran usados en algunos aviones. Cuando llegó el armisticio, padre e hijo se pusieron en marcha en la fabricación de distintos modelos de motores. Así aparecieron desde 4 cilindros hasta motores de ocho cilindros que sirvieron para distintos modelos de la marca.

Como estos modelos le dieron un bienestar económico, decidió ejecutar el mejor modelo de lujo jamás creado, ya que estaba dispuesto a superar a Rolls Royce. Según cuenta la leyenda, tal determinación la tomó, al recibir el comentario de una dama de la alta sociedad, que dijo que los autos ingleses eran mejores. Al parecer a Don Ettore no le gustaron ni un poquito esas palabras.

Lo primero que determino fue la cilindrada del nuevo motor. 14.726 cc le pareció un lindo número. Si, casi 15 litros de cilindrada para el nuevo 8 cilindros en línea. Para que tengan una idea, un solo cilindro tenía un poco más de 1,8 litros, es decir más que mi auto actual. Las medidas del motor, eran de casi metro y medio de largo por más de un metro de altura. Esta configuración había sido utilizada por el Ministerio de Guerra Francés y a Bugatti le pareció la más acertada.

El primer motor lo montó en un chasis Packard. El embrague y la caja de cambios eran de aluminio y estaban sobre el eje trasero, para distribuir el peso y evitar los ruidos a sus ocupantes. Luego se realizó el propio chasis al que se le agregaron las suspensiones de ballestas, unos frenos de 24 pulgadas de diámetro y un volante de madera de nogal, adornado con botones y perillas hechos con hueso de ballena. El radiador lucía el famoso elefante parado en sus patas traseras.

La idea era fabricar unas 25 unidades dirigidas a Reyes, Emperadores o Zares. Él quería un auto para gente más allá de la clase alta. Pero no contó con la gran depresión del 30 que hizo que los posibles compradores, bajen su perfil ante tanta pobreza. De los 25, solo se fabricaron 6 unidades, todas con distintas carrocerías. La primera unidad, que tenía el chasis Packard quedó en la familia y se la denomina Coupé Napoleón. Al parecer en un viaje por Francia, Ettore se quedó dormido y la unidad sufrió un grave accidente. Para su reconstrucción se utilizó un chasis Bugatti y hoy descansa en el Museo Nacional del Automóvil de Mulhouse.

El cuarto modelo fue vendido al heredero de una gran tienda en Boston y se la denomina Limousine Parque Ward. Hoy se la puede ver también en Mulhouse. El quinto chasis, denominado simplemente como Kellner, no se vendió y en la actualidad, ha sido mostrado en varias ocasiones por un ciudadano suizo, pero se desconoce a su propietario. El último que se fabricó también se lo quedó la Familia Bugatti y se lo conoce como Berline de Voyage que hoy descansa en la colección privada del Museo Blackhawk Automotive.

El modelo Coupe de Ville Carpeta fue el segundo que se construyó. Originalmente era la llamada Cabriolet Esders, nombre de quienes fueron sus primeros dueños. Luego fue vendida a un político francés quien le dio a Henri Carpeta la difícil tarea de rediseñar la carrocería. Este modelo en la actualidad es propiedad de Volkswagen, dueña de la actual Bugatti, que utiliza este Royale para fines promocionales. La Cabriolet Esders que está en Mulhouse fue construida en base a partes originales. Sin embargo, para los más puristas es una réplica y no un auto original.

Y para finalizar nos queda el tercer chasis que fue vendido a un médico alemán llamado Josef Fuchs, quien contrato al carrocero Ludwing Weinberg que diseñe la única carrocería “convertible” de un Royale. Cuando las cosas en Alemania se pusieron un poco peligrosas, el dueño decidió ir a Italia, pero obviamente no fue una buena decisión. Entonces se dirigió a Japón… Finalmente se fue a EE.UU, siempre con su Royale. En 1946, un dirigente de la GM conocido como Chayne, compró el modelo por U$S400 en un depósito de chatarras. Después de más de una década de restauración y varios dólares más, el auto estuvo terminado y su propietario lo donó al Museo Henry Ford.

Este modelo es el que nos acompaña, el cual pertenece a la colección Car Collection de Editorial DelPrado. En el video, casero pero único, pueden verla en escala real.

Buena semana, y si llueve, todos a los botes

12 comentarios:

  1. Qué pedazo de motor!! Jajajaaa!!!. Bellísimas y muy elegantes líneas, como en todo Bugatti, que no tengo dudas, construyó los más hermosos autos de preguerra. Es extraña y llamativa pero súper bien resuelta la parte trasera.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cruiser!!!!

      Ni un barco tiene ese motor!!!! Es una bestialidad. Lástima que no hay datos del consumo, pero debe ser acorde al dueño de estas Royales...

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  2. Tremendo, una bestia única, más única que nunca.
    Me encantó el peregrinar del Dr. Fuchs. Habrá pensado "vienen los nazis, ¡me voy de Alemania!", y se fue a Italia; ahí, pensó "vienen los fascistas, me voy de Italia", y ya en Japón, Don Hirohito lo terminó de convencer que la alternativa era ir a estados Unidos o hacerse un harakiri...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanh!!!!

      El doctor Fuchs, tenía un sentido de la oportunidad tremendo... Tal vez después se fue a Vietnam.

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  3. Precisoso este Bugatti convertible, con su reluciente mascota en el radiador y todo ese lujo.
    Era una epoca remota en la que muy pocos podian permitirse adquirir un automovil, más bien estaban destinados a ricos y potentados.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi!!!

      Este es el único Royale convertible, porque hay otro como el Esders, que venía sin techo, pero no tenía la opción de "convertirlo".
      Se hicieron solo 6, vaya que fueron exclusivos.

      Saludos!!!!

      Eliminar
  4. la verdad es que me gustaría meter un motor de 15 litros de cilindrada en algún chasis liviano,
    por ejemplo de bugati type 35.
    con tanto torque no haría falta siquiera meter cambios.
    el autito está lindo, como todos los de esos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gaucho!!!!

      Ese experimento se llama "tractor"... Pura potencia,ideal para carreras de trepadas.

      Saludos!!!!

      Eliminar
  5. 15 litros en ocho cilindros me lleva a imaginar a cada uno como una envase de dos litros. El lujo inimaginable tanto como el consumo, tanto como el calor que saldría por esas infinitas branquias a las lados de semejante motor!
    El modelo me gusta, es un homenaje a la vieja escuela de diecast con esos faros delanteros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cabo!!!!

      Imagine cada cilindro de 2 litros, las veces que se llenan en un minuto... El consumo del auto es una bestialidad, con 6 Royales se termina el petroleo en 2 años....
      En el video original, se ve que lleva un par más de faros. Una pena que la réplica no los tenga.

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  6. Si puedes ver vídeos de estos Bugatti en Youtube, alucinarás!

    El motor es más grande que el del camión Volvo que yo llevo, que creo que es de doce litros. Este "monstruo" de coche debía dar miedo y respeto al verlo evolucionar por la calle...

    Saludos y gracias por la entrada! siempre aportando datos curiosos y amenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio!!!!

      Si, el video dan ganas de tener solo Bugattis.
      El motor es una animalada, así bien bruto. El torque de estas máquinas es comparables a un camión. Es bueno ver el punto de partida de esta tecnología.

      Saludos!!!!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad