sábado, 7 de julio de 2012

Ford Fairlane (1956)


A pesar de que estamos en épocas de crisis, inflación con una oferta acotada, sumado a que algunos venden un simple coleccionable, como si fuese el último auto en la tierra después que pasó Mad Max, seguimos incrementando nuestro fetichismo. Y eso nos hace coleccionistas. Pero del otro lado también hay un límite, que es el de tener otras actividades para no convertirnos en simples ermitaños con un TOC en potencia. En el medio, podemos ubicarnos felices de poder tener estas miniaturas y compartirlas a través de nuestros blogs. Y si quieren saber donde está parado cada uno, visiten al Gaucho que les dará la respuesta. Eso sí, antes vean este Ford Fairlane de 1956. Que suerte que existe el crédito...

Para hablar de como se llega a este modelo, hay que retrotraerse a la Segunda Guerra Mundial, pero en este caso no a un hecho propio de la contienda. El 26 de mayo de 1943 debido a un cáncer, fallece Edsel Ford, presidente de la compañía e hijo del fundador, obligando a Henry a retomar las riendas de la compañía. Por aquellos años, la producción solo era de material bélico, principalmente bombarderos B-24 Liberator, jeeps, vehículos orugas y motores de aviones. Cuando finaliza el armisticio y vuelve el nieto Henry II que había prestado servicios en la armada estadounidense, la viuda de Edsel, le exige a su suegro que renuncie para que este asuma la presidencia, amenazando con vender las acciones que había heredado.

Así es que el 21 de septiembre de 1945, a la edad d 28 años, Henry Ford II se convierte en el nuevo presidente de la compañía, la cual pasaba un duro proceso, ya que las pérdidas se calculaban en los 10 millones de dólares mensuales. Hasta se hablaba de una nacionalización de la empresa para evitar su cierre. Las primeras medidas que toma es contratar a un grupo conocido como “los chicos mágicos” que provenían de la Fuerza Aérea. Y para acompañar a este grupo contrata como vicepresidente a Ernest Breech, el cual fue rescatado de la competidora GMC. Como verán, Henry II jugaba todo a ganador.

Henry Ford, se había retirado totalmente de la empresa, aunque por obvias razones, mantenía contacto con su nieto, al cual trataba de aconsejar en cada decisión. Hasta que el 7 de abril de 1947, fallece a la edad de 83 años, en su mansión de “Fair Lane”, llamada así, en homenaje a un área del condado de Cork, en Irlanda, de donde provenían sus abuelos. Los primeros modelos en ver la luz se presentan en 1948 y provocan una revolución, al tener por primera vez, el guardabarros a la misma altura del capot. El modelo fue muy bien recibido y para el año siguiente Ford recupera los niveles de producción, dándole por fin ganancias a la compañía.

Para la nueva década surgen distintos modelos, destinados a una clase media, la cual contaba con un poder económico superior al de preguerra. En las calles americanas, uno puede toparse con un Crestline Sunliner o un Meteor Customline. En el 53, podemos ir a bordo de un Crestline convertible o un Crestline Victoria. Aunque lo mejor era en el año 1954, cuando uno podía ver las estrellas a través del techo de plexiglass del Skyliner. Todos estos modelos sirvieron de base para que en 1955 se presenten los nuevos modelos Thunderbird y Fairlane.

El Fairlane sale el primer año con 6 versiones. Podíamos optar por los sedanes de dos o cuatro puertas, había una versión hard top, un convertible y el más exótico con techo transparente. Aclaro que es el que me gustaría tener a escala. La motorización estaba a cargo de dos versiones, una económica de 6 cilindros de 3.7 de cilindrada y un V8 de 4.5 litros que era el elegido por la gran mayoría.

Para el año 1956, no hubo mayores modificaciones exteriores pero si en sus motores, ya que se ofrecían dos nuevas posibilidades de los V8. Se le sumaba un motor de 4.8 litros y uno de más de 5 litros, capaz de entregas 225 HP. Las carrocerías no se modificaron, ya que para el año siguiente se estaba preparando la segunda generación de este modelo. En total se pueden considerar 7 generaciones de este modelo, cuyo nombre se mantuvo hasta 1970, en EE.UU.

En la Argentina se fabricó desde 1969 a 1981, con la carrocería similar a la sexta generación, presentada en 1968. Segunda aclaración: este modelo también me gustaría tenerlo... En su país de origen se lo llamaba Torino, pero para ese entonces en la Argentina, el nombre ya estaba registrado por IKA, así que se decidió lanzarlo con su nombre original Fairlane.

Para que vean les dejo como siempre un video y una recomendación, si le gustan estos tipos de autos, visiten el blog Cuban Classics, donde van a disfrutar de unas hermosas fotos. La réplica que nos acompaña pertenece al fascículo número 6 de la colección “Taxis del Mundo” editorial Altaya, edición Argentina.

Saludos y nos vemos!!!!!!

24 comentarios:

  1. Bien bonito en taxi, en pintura bicolor, blanca y verde. Con la línea cromada que separa los dos colores.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.Sport!!!!! Bien americano y cincuenton, el bicolor con el cromado. Es una característica inconfundible que marca a ese momento.

      Saludos!!!!!!

      Eliminar
  2. Muy bonita pieza, me gustan mucho los cromados de este auto.
    Otro modelito que compartimos, Vasco.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tunning!!!! Era una pieza para no dejar pasar. Y m imagino que en tu vitrina debe lucir sin ningún vestigio de "Taxis José"....

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  3. qué lindos que son los americanos!
    si hay un ejercicio que me fascina, es comparar las épocas, culturas, economías y -por supuesto- los autos europeos y yankis.
    unos no entienden a otros y viceversa, pero es que los autos de cada continente encuadraban perfectamente en dichos continentes, dichas culturas y economías.
    los yankis tenían mucho espacio, largas carreteras y nafta barata.
    los europeos vivían apretados, distancias cortas y mucha recesión.
    este fairlane hubiera sido impensable en europa,
    así como en usa ni siquiera entienden cómo se pudo pensar en conceptos como el fiat 500 o el 2cv.
    en fin, los pueblos tienen los autos que se merecen.
    muy bueno el post, como siempre, un encuentro con lectura amena y muy instructiva.
    PD: gracias por el link, luego le paso un talonario de entradas gratis para usted y su familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como va Gaucho?!!!! Es cierto lo que dice. Inimaginable, que en sos tiempos, haya tanta diferencia cultural. Hoy los americanos sufren un tiempo de ostracismo en el campo automotriz. Y para mí, en parte es debido a las comunicaciones. En el 50, no creo que los americanos se enteran de los vehículos europeos, con la velocidad que se puede hacer hoy. Y mucho menos de los japoneses!!!!!
      Vivían como en una burbuja y pensaban que ese camino era el que el resto del mundo debía seguir. Hoy a un joven americano, lo seduce más una coupé oriental, que un estridente V8 americano.
      Todavía, tiene sus costumbres muy arraigadas, pero con el paso del tiempo, cada vez las diferencias serán menores. Y a las automotrices les conviene, para con un modelo atacar los dos mercados.

      Pensandolo así, estaba buena la época en que había tanta diferencia...

      Saludos y gracias por las entradas. Las necesitamos!!!!!!!!

      Eliminar
    2. Vasco, lo curioso es que partiendo de posiciones tan opuestas, las tendencias europea y yanki terminaron por juntarse.
      los yankis tuvieron que achicarse
      y hoy en día los europeos se fueron agrandando,
      si encima tenemos en cuenta el diseño aerodinámico por computadora,
      tenemos los autos y sin mirarles el escudito de la trompa no podemos saber si es de acá o de allá...

      Eliminar
    3. Gaucho, se acuerda cuando era pequeño y se sabía todos los modelos? Ahora ya no distinguimos ni la marca... Son todos iguales. Hay veces que hasta dudo si el auto es japonés o europeo o americano. Creo que eso se llama Globalización.....

      Saludos!!!!!!

      Eliminar
  4. I love old taxis!

    Best!
    http://subarucollection.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Grexik!!!! Por acá vas a encontrar varios taxis viejos. espero que sean de tu agrado.

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  5. Buen link, precisamente andaba hace tiempo buscando información para un post sobre "reliquias yankis cubanas", pero lo deje por no encontrar nada interesante. Quizá gracias a esta pagina lo retome algún día.
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Xavi!!!!! Viste ese blog? A mí me encanta, como saca las fotos ese muchacho. Debe ser un fotografo profesional. Dudo que vaya con una camarita y saque esas fotos al pasar...
      Ya estoy esperando tu entrada sobre el tema!!!!

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  6. José, ¡llevame al Malecón!
    Uno de los modelos de la enciclopedia de taxis que me hubiese encantado comprar. Pero mi colección "sólo 1/43 competición" no me lo permitió.
    Y por esos tiempos, mi billetera tampoco.
    Gran miniatura, y un auto hermoso.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te imaginás Juanh? Yendo por el Malecón, con el Fairlane y después detenerse a tomar un rico ron... Hasta el fondo, siempre!!!!

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  7. Yo les tengo un poco de "manía" a estos coches inmensos, gastones, con esa suspensión de cama vieja y motores enormes con potencias raquíticas hechos para durar como un camión. Pero eran incomparables con lo que se hacía en Europa en aquellos años de reconstrucción, eso hay que admitirlo. Y no me meto en el diseño, apabullante y espectacular y con soluciones de vanguardia (había dinero).

    Hoy día la tortilla se dió la vuelta, como decimos acá, y la filosofía yanki da sus últimos coletazos. Allá triunfan modelos coreanos, japoneses y europeos, estando casi todas las marcas americanas o bien asociadas a europeas o bien compradas directamente por ellas (caso de Chrysler por FIAT).

    El taxi cubano me gusta pero no me encaja mucho en la colección, para americanos estoy detrás de los Corvette y Muscles, ésos me gustan bastante.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sivianes, con el Gaucho opinamos lo mismo. Se terminó el mercado americano a como era antes. De a poco van a tener que acostumbrarse a los vehiculos europeos y orientales.
      Obviamente va haber un nicho importante, que se va a resistir, pero a las automotrices, no les conviene tener que diseñar y construir dos modelos para dos culturas tan diferentes. Tarde o temprano habrá una más importante que la otra. Y por ahora, la americana lleva la de perder...

      Saludos!!!!!!!!

      Eliminar
  8. Excelente informe como siempre Vasco. Este modelo está muy esmerado ya que trae interiores coloreados, a diferencia de la mayoría de los Taxis de Altaya. A mi Fairlane le eliminé los pocos detalles externos que lo identifican como taxi de Cuba, y quedó muy bien.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cruiser!!!! Es uo de los autos ideales para civilizar. Muy fácil de hacerlo y queda bien de la época. Ya lo publicaste?

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  9. Buena historia, bello Taxi y que buenos detalles. Me recuerda a los famosos taxis "cocodrilos" (por el auto, no por el pintado) de la CD. de México de los 50's, eran fascinantes.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eddie!!! Cocodrilos les decían? Ese dato no lo tenía. Me imagino que debe ser por el tamaño, o hay algo más?

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  10. Gran exponente de la isla detenida en el tiempo, a veces uno suspira con alivio y otras envidia el estilo de vida cubano... José inmortalizado hasta el infinito con éste auto...

    Bien podrían haber venido con un puro cubano, amarretes los de altaya, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cabo. Uno añora lo que no tiene, Cuba con sus autos es un ejemplo, pero no se si estoy preparado para evitar tanta modernidad.

      O una copita de ron. Así les va a ir....

      Saludos!!!!!!

      Eliminar
  11. Muy buen ejemplar Vasco !
    La historia muy interesante.
    Felicitaciones!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Johan!!!! Que bueno que te haya gustado la historia. Siempre es bueno conocer algo más de estos autos.

      Saludos!!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad