sábado, 24 de septiembre de 2011

Horch 853A Cabriolet (1938)

August Horch, debe ser uno de los pocos fundadores de empresas automotrices que ha tenido éxito. Y tal vez sea el único en haber fundado dos compañías de renombre mundial. Sin embargo, la reputación de ambas marcas, llegaron cuando el no se encontraba en ninguna de las dos empresas. Por ejemplo podemos citar, que cuando el ya no estaba en su primera firma, se consiguió un gran prestigio gracias al Horch 853A Cabriolet de 1938 que vemos a continuación.

August fue una persona de gran capacidad que estudió en la Escuela de Ingeniería de Mittwedia. Pero la mayor experiencia la obtuvo en los distintos trabajos que desempeño. Empezó muy joven en el taller de forja de su padre, luego en una fundición, en unos astilleros, en una fábrica de motores navales y más tarde ingresó en la Carl Benz. Ahí es donde amplió sus conocimientos, que lo llevaron a la determinación de abrir su propio taller en 1899. En 1901 pudo construir su primer vehículo, pero sin motor propio. Gracias al inversor Moritz Bauer, un año después traslada su fábrica a Colonia y en 1903 presenta su primer motor, un cuatro cilindros.

En 1904, se produce el traslado a la ciudad de Zwickau y se funda la A.Horch & Cie Coche Motor Works Company Limited. Con estos cambios, llegó la prosperidad laboral, ya que la producción se incrementó. En 1906, Rudolf Stöss consigue la victoria en el trofeo Herkomer al mando de un 18/20 sobre un Benz y un Mercedes, que le da una popularidad a la marca que hasta el momento carecía. Pero a medida que la sociedad crecía, la posición de August en la misma se achicaba debido, a su posición de socio minoritario. Una personalidad como Horch, no soportaba tener cada vez menos poder de decisión dentro su propia empresa, por lo que en 1909, luego de una discusión sobre los pasos a seguir, August presenta la renuncia al consejo directivo.

Herido en su orgullo, decide fundar una nueva empresa la August Horch Automobilwerke GmbH. Pero el Tribunal Supremo en Leipzig, a pedido de la Horch original dicta la sentencia, donde se establece que debe cambiar el nombre de la nueva automotriz. La solución llegó por parte de un estudiante de latín, que sugirió el nuevo nombre. Horch significa oír, y la traducción latina es audi. Así nace Audi Automobilwerke GmbH y Horch se despide de sus autos por unos años.

Horch siguió su camino sin su fundador, y luego de la Primera Guerra, la situación económica de Europa no era la mejor para la fabricación de automóviles. Para renovarse, se incorporó a Paul Daimler y se estableció la cadena de montaje que llevó a duplicar la producción. Y en 1927 se presentó un 8 cilindros en línea, que debido a los bajos costos y a la reputación por su suavidad y silencio, le dio a la compañía una cierta estabilidad. Sin embargo, la crisis del ’29, llegaba al viejo continente y hacía mella en las economías de varios países. La solución para las distintas automotrices, llego de la mano de las fusiones y es así como en 1932, Horch, Audi, Wanderer y DKW, se unen y forman Auto Union AG. Y August Horch vuelve al directorio de la nueva empresa. Podemos decir, que en la vida todo vuelve....

La idea de la fusión era abarcar todo el mercado, evitando la competencia entre ellos. De las motocicletas y autos pequeños se ocupaba DKW. En el segmento medio, Wanderer se ocupaba de los modelos populares y Audi de los autos de lujo. Y Horch se ocupaba de los modelos de lujo del segmento más alto. Para ello, recurrió a un 12 cilindros, pero el mismo no tenía el éxito de su predecesor, por lo tanto en 1933, presenta el modelo 830 con un V8.

Pero el mayor éxito vendría con el 835 presentado en 1937, equipado con un 8 cilindros en línea. El motor tenía 5 litros y una potencia de 100 CV, y se entregaba sin carrocería que quedaba a gusto del comprador, aunque el más utilizado era el alemán Erdmann & Rossi. La confiabilidad del motor y los bajos costos de mantenimiento y consumo, hicieron que fuera el motor más utilizado en toda Alemania de su segmento. El 835A se presentó en 1937. El chasis apenas tenía una pequeña modificación en la batalla delantera, pero el motor ahora presentaba 120 CV, manteniendo su cilindrada, gracias a un carburador doble Solex de 35/35. Ahora si podía circular tranquilamente a 140km/h por las nuevas autopistas alemanas. Lamentablemente, a los pocos años estalló la Segunda Guerra Mundial, y una vez finalizado el armisticio Horch no volvió a producir como antes...

Les dejó un video que vale la pena ver y las fotos de la réplica perteneciente al número 12 de la colección “Los Más Bellos Coches de Época”, editorial Altaya, edición Argentina.
Saludos!!!!!!

6 comentarios:

  1. De la edición de los más bellos coches de época, es uno de los más lindos, el nivel de detalle que tiene es de lo mejor, mucho esmero en sus ópticas y líneas como las del baúl, uno de mis preferidos.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso este Horch, coincido con el Cabo en que es uno de los mas lindos autos que sacaron en la edición local.

    ResponderEliminar
  3. qué nave!
    me gustó la combicación de colores y toda la infinidad de detalles.
    ya no los hacen asi

    ResponderEliminar
  4. Cabo, aparte de la colección, compartimos el gusto por los "preferidos".

    Tunning, es cierto que es uno de los mejores, lástima que no llegó toda la colección...

    Gaucho, es cierto que ya no los hacen así, pero esa cualidad, hace que sean más exclusivos que otros modelos.

    Saludos para todos!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Automóvil magnífico de antaño! Espero que Volkswagen lleva de nuevo esta marca en el futuro!

    ResponderEliminar
  6. Ojalá Erwin!!!!!
    Sería como rescatar un poco de mística de las fábricas pioneras del automovilismo, como lo hecho con Bugatti.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad