sábado, 5 de noviembre de 2011

Duesenberg SSJ (1933)

Una de las cosas que más me atraen de los automóviles es su historia. Ver como de la imaginación de un diseñador o un ingeniero se llega a una máquina que luego el público ama u odia. Como se transforma en el legendario ganador de una carrera o en el mayor fiasco deportivo. Saber que hubo personas con una visión de futuro, que llevaron a que el automovilismo sea como lo conocemos hoy. Por eso quiero recorrer la historia de una de las compañías más emblemática de la industria automotriz. A principio del siglo veinte, había una marca y un modelo que combinaba la magnificencia obscena de la época, con la performance envidiable de los bólidos europeos. Todo eso era posible gracias al Duesenberg SSJ de 1933. Un verdadero Doozy

En 1885 Luisa Conradine, recientemente viuda, decidió dejar su pasado en Alemania e intentar hacer fortuna en América, junto con sus seis hijos Conrad, Wilhelmine, Caroline, Amalie y los más chicos Friedrich y August. Arribaron a Nueva York y se instalaron en Iowa. Fred y Augie hicieron sus estudios en escuelas técnicas para desempeñarse como técnicos en máquinas agrícolas y fabricantes de molinos de agua. A la edad 17 años, Fred funda una tienda de bicicletas en Rockford, mientras que su hermano Augie hace lo mismo en Iowa. En 1902, Fred comenzó una carrera como técnico responsable del desarrollo y piloto de pruebas en la fábrica de automóviles Rambler. Con la experiencia adquirida, en 1913 junto a su hermano Augie, funda la empresa Duesenberg Motor Company.

En base a sus conocimientos, lo primero que hacen, es desarrollar un motor de cuatro cilindros con válvulas horizontales, que gracias a la destacada labor del piloto Eddie Rickenbacker que lo coloca décimo en las 500 millas de Indianápolis de 1914,  captan la atención tanto de la industria como de los usuarios del automóvil, al tiempo que se desataba la Primera Guerra Mundial. Como toda industria, firmó contratos con el gobierno americano para la fabricación de motores para la aviación. Como no tenían mucha experiencia en el campo, consiguieron la licencia de Bugatti para construcción de un V16 de 500 CV. Para ello se expanden a una nueva planta en Nueva Jersey. También construyen motores para la marina de 8 cilindros y un motor de 4 cilindros para la industria agrícola. Al finalizar la Guerra, venden la planta a John Willys (Les suena Jeep?) y se trasladan a Indianápolis donde fundan en 1920, Duesenberg Automobiles and Motors Company con la intención de fabricar y comercializar autos de turismo.

El primer automóvil es el Modelo A, presentado en 1920. Era el primer auto de serie, que incorporaba un 8 cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, doble árbol de levas y frenos hidráulicos en las cuatro ruedas. Todos estos avances y la producción artesanal, hicieron que fuese el auto más caro del momento, por lo que sus pocos clientes eran personalidades del espectáculo y de la alta sociedad, algo que ayudó a cimentar las bases de su reputación. Paralelamente, convencidos de los beneficios que les daría, desarrollaban distintos vehículos de competición. En 1920, Tommy Milton, establece un nuevo récord de velocidad al alcanzar los 251 km/h a bordo de un vehículo de la marca y al año siguiente, Jimmy Murphy gana el Gran Premio de Francia en el circuito de Le Mans, siendo el primer auto americano que consigue una victoria en suelo europeo, frente a los favoritos de ese momento. Y también obtienen la victoria de las 500 millas de Indianápolis en 1924, 1925 y 1927.

Los hermanos Duesenberg, así como eran excepcionales diseñadores de automóviles, eran pésimos administradores, puesto que sus autos al ser tan caros se vendían en cuenta gotas. En 1926, ahogados de deudas, venden la empresa a Erret Loban Cord, con la condición de continuar como asalariados. Al año siguiente se deja de fabricar el Modelo A y se comienza con el Modelo J, una verdadera bestia de 265 CV capaz de alcanzar los 190 km/h. En 1929 se produce el desplome de las economías Y aunque en un principio no parecía afectar a la empresa debido al mercado que estaba destinada, la opulencia empieza a no ser bien vista. En 1932 es presentado el SJ, que poseía el mismo motor pero estaba dotado de un supercargador que le daba 320 CV para alcanzar los 220 km/h y de 0 a 100 km/h tardaba un poco más de 7 segundos. Lamentable este mismo año, Fred muere luego de un accidente, mientras conducía su SJ, debido a que sus lesiones se complicaron con una neumonía.

El SSJ de 1933, fue una versión que alcanzó los 400 CV, gracias a sus casi 7 litros de cilindrada. El chasis era más corto y  solo se tienen registros que fueron construidos dos unidades. Una para el actor Gary Cooper y el segundo fue prestado al también actor Clark Glabe, para fines publicitarios. Este vehículo es el de las fotos, por su matricula “AN 82”, pero lamentablemente, de ser este el modelo tomado, no coincide el color, ya que el mismo era rojo y plateado. Una lástima tal error.

La historia de Duesenberg, Cord y Auburn continuó, pero eso lo dejamos para otro momento. Les dejo un video y fotos de la réplica correspondiente al número 3 de la colección “Los más bellos coches de época”, editorial Altaya, edición Argentina.

Saludos para todos!!!!!

11 comentarios:

  1. Hermoso auto Vasco; me encantaron esas llantas con la franja blanca, bien "de luxe".
    Si no leía lo que escribiste, hubiera jurado que este auto era alemán; claro, Luisa Conradine era alemana. Ahora, ¿Duesenberg es la ciudad de la cuál provenían? ¿O el apellido del esposo fallecido, y por consiguiente de sus hijos?
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Es el apellido del esposo fallecido, es decir el apellido de August y Friedrich. La historia dice que en 1860 Luisa, se casó con Heinrich Ludwig Konrad Duesenberg, quien falleció en 1881.
    Y diez años despúes, estando en América, Luisa se vuelve a casar con Cristian Hartz.
    En Alemania, la familia estaba radicada en una pequeña aldea llamada Kircheide.
    En EE.UU, se establecen en Iowa, donde se encontraba Johan, un hermano del fallecido Konrad, quien había arribado en 1866.

    Así dice la historia. Por lo menos lo que pude investigar....

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso auto, un acierto de Ixo para esta colección tan bella.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso auto y un gran acierto de Ixo en esta bella colección.

    ResponderEliminar
  5. Si, por suerte este es uno de los 14 que salieron en la Argentina. Un acierto.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  6. hola vasco, muy interesante la historia (te admiro la capacidad para investigar, resumir y tipear).
    la historia es típica de fines siglo pasado, años en que todo podía ocurrir, lástima que hoy en día esas cosas no pasan.
    y los autos soberbios, lo mejorcito técnicamente que hubo en USA.
    ah! muy bueno el modelo

    ResponderEliminar
  7. La predominancia del motor fué el sello característico de la época en general y de ésta marca en particular, sus salidas de escapes con pliegues por no decir flexibles son muy propios y el modelo los respetó de maravillas, uno de los más lindos coches de época sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  8. Me parece increíble los autos de que hablas en este gran post sobre Dussenberg, la gran potencia y velocidad punta que desarrollaban para la época.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gaucho, gracias por la admiración, pero me parece mucho. Es cierto que me sale un poco fácil, pero debe ser por el hobbie. Juro que en la facultad no tengo la misma naturalidad para escribir....

    Cabo, es cierto lo de las salidas de escapes. Eran flexibles, tampoco que se iban moviendo, y era tal la sensación de deportivo que daban, que nunca pensaron en retirarlos.

    Xavi!!!! Gracias por la visita. Es increible lo que se "movian" estos autos. A los 100 km/h llegaban en segunda!!!! Eran netamente deportivos. Como ahora hablar de un Lambo o una Ferrari.

    Saludos para todos!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Había que ir a 200 km/h con esas rueditas finas....

    ResponderEliminar
  11. Que gusto tenerlo por acá Sr. Pistón. Imagine que pasaban los 250 km/h en circuitos que no eran asfaltados.... Caían como moscas....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad