sábado, 25 de febrero de 2012

Bugatti Type 57C (1939)

Ayer, luego de 42 días de abstinencia, llegó el tercer técnico de internet para curar dicho mal. Lo esperé toda la tarde como si fuesen las 12 de la noche esperando a Papa Noel. Cambió cable, caja, verificó modem, conexiones y todo lo que estuvo a su alcance. De golpe, las luces del modem comenzaron a encenderse. Primero una, luego otra y así, hasta que todas están listas. Y se hizo la luz!!!!! Luego de tanta amargura, de estar exiliado del mundo, puedo darme el lujo de no tener que salir de mi casa. Así que hoy, bien temprano me propuse publicar esta entrada. Busqué el auto elegido, le saque fotos, prendí la pc y..... no tengo internet!!!!!! NOOOOOOO. ¿Pero como puede suceder algo así? ¿Acaso quieren matarme? No puedo creerlo, otra vez desconectado. Esperen, parece que... si ha vuelto!!! Fue solo un susto, menos mal. ¿Otra vez se cortó? Me voy a infartar. Otra vez se arreglo. Y así por el resto del día.... En definitiva, tengo internet pero en cuotas, 5 minutos conectados, 5 minutos desconectado. Por eso, voy a hacer un esfuerzo en escribir esta entrada, solo porque el Bugatti Type 57C de 1939 se lo merece.

Cuando hace unos meses observamos la Bugatti Type 35B, pudimos ver la historia de la marca hasta 1924. Entre varios modelos de la década, se puede destacar el Type 41 de 1926 destinado a la realeza. En el campo deportivo, a finales de la década del veinte, Ettore compra dos monopostos Miller y descubre que esos motores tienen 50 caballos más que sus vehículos. Bugatti agrega una tapa similar de estos motores a sus autos y crea el Type 51, el cual exteriormente, es muy similar al Type 35. Este auto tuvo un singular éxito en las pistas de Europa, hasta que los autos alemanes e italianos comenzaron a hacerse más fuertes, gracias al apoyo político que recibían.

A este modelo le siguieron distintos prototipos como el Type 45 y 47, que contaban con dos motores de 8 cilindros en línea en paralelo con dos cigueñales y dos compresores. Claro que estos no tuvieron ninguna reputación, debido a que el sistema de acople de los dos cigueñales era muy débil. Otro modelo desechado, fue el Type 53, un auto de carreras con tracción en las cuatro ruedas. El auto pudo triunfar en alguna carrera de montaña, pero en las pistas era muy difícil de manejar, ya que los pilotos no estaban preparados para este tipo de tracción. Hasta su hijo Jean Bugatti tuvo un accidente en la carrera de Shelsley Walsh en Inglaterra.

El próximo paso fue el Type 54, que tenía las mismas líneas que la Type 35, pero de un tamaño mayor, debido al motor de 4.9 litros con compresor que albergaba en su interior. En los años 1932 y 1933 obtuvo distintos Grand Prix, como por ejemplo el de Alemania del 33 haciendo el 1-2 con Varzi y Czaykowski, quien a su vez obtenía ese mismo año el récord de velocidad mundial para la hora en el circuito de Avus. Durante 1933, Ettore Bugatti se trasladó a Paris a trabajar en el proyecto de “Tren Bugatti”, dejando en la fábrica de Molsheim, a su hijo Jean a cargo de la misma.

Los primeros modelos que hace son, por un lado, el auto de Turismo Type 57 y por otro, el destinado a las carreras Gran Prix, el Type 59, derivado del primero. El éxito del 59 hizo que el Type 57 quedara un poco rezagado hasta que en 1936, don Ettore ya de regreso decide construir un nuevo “tanque”, luego del fracaso del Type 32 de 1923. Se tomó el chasis del 57G y se le dió una carrocería más aerodinámica. La presentación fue en el Grand Prix de Francia en el circuito de Monthlery con tres unidades para Jean Pierre Wimille, Raymond Sommer y William Grover. El 1-2 lo encabezó Wimille, seguido por Sommer, mientras que Grover debió abandonar.

Para 1937, se inscriben dos unidades en las 24 horas de Le Mans. Uno de los vehículos, destinado a la dupla francesa Labric – Veyron con el número uno, debe abandonar en la vuelta 130. La otra unidad, con el número dos, que estaba destinada a la dupla gala de Wimille – Benoist,  obtiene la victoria sobre los Delahaye 135CS. Para el año siguiente, Ettore entiende que no va a poder hacerles frente a esas máquinas, por lo que decide no participar, dejando el camino libre a Delahaye para la victoria. Pero esta ausencia, tenía como fin apuntar todos los cañones a la edición de 1939.

Para ello se eligió un chasis 57C y se le montó el motor de 3.3 litros con compresor y más de 200 HP. Tal como fue planeado por Bugatti, la victoria fue para los franceses Wimille y Veyron a bordo del Type 57C con una amplia ventaja sobre el Delage D6 y los Lagonda V12. Pero este auto, depararía la mayor tragedia para la marca. A pocos meses del triunfo en el circuito de La Sarthe, Jean Bugatti, hijo y estrecho colaborador de Don Ettore decide probarlo en el kilómetro lanzado con vistas al Gran Prix de Baule. Los mecánicos cierran la ruta y le dan el ok a Jean, quien se lanza a más de 200 km/h. De pronto, aparece un ciclista desde un camino secundario y Jean debe esquivarlo, pero el auto se desliza hacia el campo, destruyendo en cada vuelco al vehículo y matando en el acto a uno de los pilares de la empresa. Veinte días después estalla la Segunda Guerra Mundial y la firma Bugatti ya tenía su destino marcado.

Para que disfruten le dejo un video y las fotos de la réplica perteneciente al número 38 de la colección “100 años de Sport Automóvil”, editorial Altaya, edición Argentina.

Saludos y espero tener internet al 100%. Buena semana para todos!!!!!

20 comentarios:

  1. Que coche más bonito, y que además no conocía. Benditos Bugatti. Pocos pero todos muy bien hechos.

    Y con lo del Internet, hace tiempo que no sufro que se me vaya la conexión (basta que lo diga para que pase) pero cuando pasa, dan ganas de tirar el "modem" por la ventana. Espero que se te arregle pronto. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cirto M.Sport, han sido pocos los Bugattis, pero la mayoría éxitosos y bonitos.

      Lo de internet es sin palabras. Hoy hice un nuevo reclamo, pero no me lo toman hasta el lunes, que debo volver a llamar. Sin palabras.

      Saludos!!!!!

      Eliminar
  2. Vasco: Usted tiene muchos Altayas que le envidio (sanamente por supuesto) y este es uno de ellos. Como lo consiguio ?
    Ah ! Se dio una vueltita por el parque Rivadavia a chusmear ??

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta colección la compré en los kioscos de revistas. Es una de las pocas que compré como corresponde.
      Si, estuve por el Pque, pero la verdad es que no encontré mucho. Y la vez que encontré algo lindo, "dormí" y ya no está más.... Cosas que pasan.

      Saludos Tunning!!!!!

      Eliminar
  3. Vasco que lindo Bugatti!!
    Para mis terminos es Bugatti Type Ballena JAJA
    No solo por el tamaño, si no por el color,
    Una replica pendiente en mi coleccion que quiero conseguir!
    Un Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramiro, la verdad es que me la imagino de dimensiones generosas, aunque como se ve en e video no es muy alta. Y el color es el blue que distingue a los vehículos franceses.

      Saludos!!!!

      Eliminar
  4. hola Vasco, qué historia interesante,
    no sabía que bugatti se hubiera "inspirado" en miller
    es una verdadera primicia.
    el modelo se ve extraño, como me gustan a mi
    PD: bienvenido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Gaucho, Bugatti necesitaba más potencia para su nuevo auto, el Type 51. El piloto norteamericano León Duray, había llevado dos monopostos Miller a Europa y don Ettore decidió comprárselos y le dio a cambio tres Type 53 Grand Sport. Cuando los probó, encontró que los autos americanos tenían 50 HP más que los europeos, entonces hace una tapa de cilindros similar a los Miller y la pone en su motor de 2.3 litros. El resultado es el Type 51.
      Saludos Gaucho, espero que la semana que viene este definitivamente conectado...

      Eliminar
  5. Extraordinario !!!
    Es ua replica muy pero muy buena, realmente me encantó !!!
    Felicitaciones Vasco.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Johan, la verdad es que no hay muchas Bugattis feas, serán por su historia, sus éxitos o por su diseño, pero las Bugattis son todas lindas.

      Saludos!!!!

      Eliminar
  6. Mire que su regreso fué emocionante, lloré como una madre al verlo aparecer... bueno no fué para tanto pero le meto dramatismo al asunto, me parece a mí o le gusta mucho ése período del automovilismo? Esta Bugatti enamora con ésas líneas, si bien a grandes rasgos comunes entre los de su tipo ya ver el morro con el óvalo rojo te pone los pelos de punta que querés que te diga... Modelazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabo, yo también lloré, pero cuando volví a quedar incomunicado. Esto da para una novela...
      Así es Cabo, me gustan los autos clásicos, pero más que nada por la historia que esconden, por descubrir los sueños de esos pioneros del automovilismo actual.

      Saludos Cabo y espero estar más seguido en la red....

      Eliminar
  7. ¡ Y que problemas tecnicos nos priven de autenticas joyas como son tus articulos, deberian juzgar a tu proveedor de internet por crimenes contra la humanidad...
    Me llama la atencion la cuarta foto de tu preciosa replica ya que no se distingue muy bien la delantera y la trasera, una linea sublime de todos modos
    cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola xavi, tienés razón, no se sabe si va o si viene. Eran los primeros intentos aerodinámicos y las presunciones daban estas formas, que a decir verdad le quedaban muy bien en esa época.

      Saludos!!!!

      Eliminar
  8. Es perfecto el Bugatti, aun no tengo ninguno en
    mi coleccion, Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose por pasar!!!! La verdad es que da gusto tener unas miniaturas Bugattis, tanto de la pre guerra como de las actuales. Valen la pena!!!!

      Saludos!!!!!!

      Eliminar
  9. Espero que vc não se assuste mais!!!!!
    Em 1937 Wimille fez a melhor volta das 24 Horas de Le Mans.
    Gostei muito da mini!

    Um abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que se solucione de una vez, Rui!!!
      Es cierto, en 1937, Wimille no solo ganó la competencia, sino que se quedó con la vuelta más rápida al marcar 5:13 a un promedio de más de 155 km/h.

      Saludos Rui!!!!!

      Eliminar
  10. Vasco, en estos 17 días que estuve sin internet, constantemente me acordé de vos; si 17 fueron muchos, no quiero ni imaginar lo que son 42...
    La Bugatti hermosa, inmensa al lado de los demás autos en ese Le Mans 1939.
    Por suerte también la tengo en mi vitrina.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanh!!!! Después 42 días me solucionaron el inconveniente. A las 24 horas se cortó el cable y tuve que esperar 10 días más a que vengan a cambiarlo....
      Por suerte, tenía la Bugatti para admirar!!!!

      Saludos!!!!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El Tiempo en mi Ciudad